Tel No. +58 (212) 284-38-12

Blog

EL CÁNCER DE CÉRVIX PODRÍA DEJAR DE SER UN PROBLEMA DE SALUD

21/03/2019 - Leído 1934 veces

Oncología

El cáncer de cuello de útero o cáncer de cérvix podría eliminarse como un problema de salud pública en la mayoría de los países a finales de siglo si se promoviera la vacunación y otras intervenciones de salud pública en todo el mundo. Son estimaciones de un estudio de modelos publicado en « The Lancet Oncology». Que sugieren que la combinación de la alta cumplimentación de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) y una altas tasa de detección en todos los países a partir de 2020 podrían prevenir hasta 13,4 millones de casos de cáncer cervical en los próximos 50 años. Además, el informe afirma que la tasa media de casos anuales en todos los países podría disminuir a menos de 4 casos por cada 100.000 mujeres para fines de siglo, lo cual significaría que este tipo de cáncer ha dejado de ser un importante problema de salud pública.

Image

En un escenario de escalamiento más gradual, se espera la eliminación del cáncer de útero en países con niveles de desarrollo muy altos y altos para fines de siglo, pero las tasas medias se mantendrían por encima del umbral en los países de ingresos medios (4,4 casos por cada 100.000) y bajos (14 por 100.000).


Sin embargo, sin ampliar los programas de prevención actuales, el estudio predice que se diagnosticarían 44,4 millones de casos de cáncer cervical en los próximos 50 años, pasando de 600.000 en 2020 a 1,3 millones en 2069 debido al crecimiento y el envejecimiento de la población.



La tasa media de casos anuales en todos los países podría disminuir a menos de 4 casos por cada 100.000 mujeres para fines de siglo

En mayo de 2018, el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó una acción coordinada a nivel mundial para eliminar este cáncer prevenible. La OMS ha pedido medidas urgentes para ampliar la implementación de medidas probadas para lograr la eliminación del cáncer cervical como un problema de salud pública mundial -incluida la vacunación contra el VPH, la detección y el tratamiento del precáncer, la detección temprana y el tratamiento oportuno de los cánceres invasivos tempranos-. Un borrador de estrategia global para acelerar la eliminación del cáncer de cérvix, con objetivos y metas para el período 2020-2030, se debatirá en la Asamblea Mundial de la Salud en 2020.


«A pesar de la enormidad del problema, nuestros hallazgos sugieren que la eliminación global está al alcance de la mano con herramientas que ya están disponibles, siempre que se pueda lograr una alta cobertura de la vacunación contra el VPH y se implemente la detección cervical», sostiene Karen Canfell, del Cancer Council New South Gales de Sydney (Australia), quien dirigió el estudio.


La experta afirma que «más de dos tercios de los casos prevenidos se darían en países con niveles bajos y medios de desarrollo humano como India, Nigeria y Malawi, donde hasta ahora ha habido un acceso limitado a la vacunación contra el VPH o al cribado cervical. El llamamiento a la acción de la OMS -añade- ofrece una oportunidad enorme para aumentar el nivel de inversión en intervenciones en los países más pobres del mundo. El incumplimiento de estas intervenciones conduciría a millones de muertes prematuras evitables».


El cáncer de cérvix es el cuarto cáncer más común en las mujeres, con 570,000 nuevos casos diagnosticados en todo el mundo en 2018, de los cuales alrededor del 85% ocurren en regiones menos desarrolladas

El cáncer de cérvix es el cuarto cáncer más común en las mujeres, con 570,000 nuevos casos diagnosticados en todo el mundo en 2018, de los cuales alrededor del 85% ocurren en regiones menos desarrolladas. El VPH, un grupo de más de 150 virus, es responsable de la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Los métodos probados están disponibles para detectar y tratar los precánceres cervicales, y las vacunas contra el VPH de amplio espectro pueden prevenir potencialmente hasta el 84-90% de los cánceres cervicales.


Sin embargo, existen grandes disparidades en la detección cervical y la cobertura de vacunación contra el VPH entre países. En los países de ingresos bajos y medio, las tasas generales de detección en 2008 fueron apenas del 19%, en comparación con el 63% en las regiones de ingresos altos; mientras que, en 2014, menos del 3% de las mujeres de 10 a 20 años de edad en los países menos desarrollados recibieron el ciclo completo de vacunación contra el VPH, en comparación con más de un tercio en los países de ingresos altos.


Los autores analizaron datos de registro de alta calidad de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer para predecir las tendencias futuras del cáncer cervical si no se toman medidas adicionales. Luego utilizaron un modelo dinámico para calcular el impacto de la ampliación de la vacunación contra el VPH y la detección cervical en la carga del cáncer cervical a nivel mundial, y en 181 países de todos los niveles de desarrollo, entre 2020 y el final del siglo.


Los investigadores también predijeron la fecha más temprana en la que las tasas de cáncer cervical podrían caer lo suficiente para lograr la eliminación-considerando un posible umbral de eliminación de menos de 4 casos por 100,000 individuos-. La tasa media mundial de cáncer de cuello uterino estandarizada por edad en 2012 fue de 12 por 100.000.


Los hallazgos sugieren que la eliminación global está al alcance de la mano con herramientas que ya están disponibles, siempre que se pueda lograr una alta cobertura de la vacunación contra el VPH y se implemente la detección cervical

Los resultados mostraron que la rápida puede ampliarse a una cobertura de 80-100% a nivel mundial para 2020 con una vacuna contra el VPH de amplio espectro que podría prevenir 6,7-7,7 millones de casos, pero más de la mitad se evitaría después de 2060. Si, además, las pruebas de detección cervical se incrementan a una cobertura alta para 2020 (todas las mujeres se ofrecieron las pruebas de detección dos veces en su vida y el 70% de cobertura global), ello podría prevenir 5,7-5,8 millones de nuevos casos de cáncer cervical en los próximos 50 años, y acelerar sustancialmente la eliminación.


Ahora bien, los autores señalan varias limitaciones sobre su trabajo. Sus predicciones se ven limitadas por la falta de datos de alta calidad sobre la incidencia del cáncer a lo largo del tiempo, especialmente en los países en desarrollo. También señalan que el modelo asumió la duración de la vida de la protección de la vacuna y no tuvo en cuenta las diferencias geográficas en el comportamiento sexual, lo que podría afectar la precisión de las estimaciones. Asimismo, asumieron en sus rápidos escenarios de escalamiento que podrían alcanzarse tasas mundiales muy altas de cobertura de vacunación (del 80% o más) en todo el mundo, pero el hecho de proporcionar con éxito dos dosis de la vacuna contra el VPH con el espaciamiento adecuado probablemente sea un desafío, especialmente en las regiones menos desarrolladas. Finalmente, el rápido escenario de ampliación de escala examinado en el estudio no tuvo en cuenta las barreras culturales, logísticas y financieras para ampliar la evaluación en entornos de bajos recursos.


Fuente: Salud

Regresar